Tecnología: ¿Amiga o Enemiga?

by Siegfried
Technology

Estoy aquí sentado, en una cafetería llamada Cabra Negra en barrio Dent, en la calle 37, son cerca de las 7 de la noche, estoy pensando en pedir otro café, pero no sé, hace mucho calor, supongo que podría optar por alguna bebida más refrescante, al fin y al cabo estamos en pleno verano y caería perfecto. Y es en este momento cuando alzo la mirada para llamar al mesero la veo. Pelo oscuro y largo, piel caucásica, ojos verdes, vestido largo blanco pero que no oculta su increíble físico que probablemente consiguió con meses de gimnasio y una sonrisa tan malditamente perfecta que seria el orgasmo visual de cualquier dentista.

Si fuera Tinder ya le hubiera dado swipe a la derecha o ya estaría mandando una solicitud en facebook. Pero, esto no es una red social. No sé su edad, no se cuales son sus gustos (aunque se que el café lo es), no se cuales son sus pasatiempos, no se si es vegetariana, no sé si es activista o si trabaja en una importante empresa, o si es emprendedora, no sé cuales son sus gustos, demonios ni siquiera sabré su nombre o su nickname en instagram. Esto es la vida real, no hay filtros, no hay últimas sesiones, o fotos más recientes, no hay nada. Talvez le guste la fotografía ya que está leyendo un libro sobre el tema, aunque podría ser cualquier cosa, al fin y al cabo era el único libro que había en la barra.

Podría levantarme y caminar hacia ella y averiguar todo esto, pero no es tan sencillo, en la sociedad actual podría verme como un stalker, o simplemente es mi propia cobardía y falta de confianza que me mantiene pegado a este estúpido asiento. Quiero ir e invitarla a tomar una copa de vino en algún lugar más acogedor, pero necesito esa seña de seguridad que solo una app me puede dar, ya saben, que no tiene pareja, que busca algo, que quiere conocer personas nuevas. Mierda, ¿qué le ha pasado al mundo?.

Quizás en otro lugar, ya saben, algo que no fuera una cafetería, quizás un bar, y quizás si tuviera amigos como Marshall y Barney que me obliguen a jugar el clásico “have you met Ted”?. Puede que en ese momento tuviera algún tipo de oportunidad. Pero aún así no lo haría. O sea, ¿por qué?, es arriesgado, podría tener pareja, podría quedar como un soquete y con mucha verguenza. ¿No sería más sencillo llegar con alguien al bar y tener algo seguro y sin complicaciones?, bueno, parece el plan más obvio, sencillo y cómodo. Supongo que la tecnología es así ¿no? cómoda.

Las apps de ligue se han fusionado con una sociedad conformista que va a lo seguro, sin riesgo. ¡Eso es!, sin riesgos, y eso se ve reflejado en todo. Es como pedir comida, ya no vamos al restaurante a ver si el platillo de ramen que tanto nos gusta está disponible, podemos fijarnos desde la app e ir a lo seguro. Nos da miedo arriesgarnos, nos da miedo salir de la zona de confort, no cambiamos de trabajo porque nos aterra el nuevo ambiente laboral, preferimos conformarnos con un ambiente lleno de idiotas que no soportamos. ¿Y los bares? bueno se volvieron ese nido de buitres donde solo se acercan los peores tipos a las chicas solas. ¿Ahora entiendes por qué las mujeres van en grupo?.

Las app parecen ser la mejor opción. Tinder, Badoo y hasta Facebook, son mejores opciones, o al menos eso pensamos. ¿Pero que hay en el trasfondo de todo esto?, ¿códigos? ¿imágenes?, la apariencia es importante, ya no nos interesan los sentimientos, ahora todo se resuelve con un swipe a la izquierda o la derecha, porque al final solo somos eso, un perfil que nos gustó o no. Algo así como cuando vas al supermercado y escogemos los Froot Loops en vez de los Cap’n Crunch.

¿Qué ha pasado?, ¿cuando dejamos de valer algo como individuos y nos volvimos un número más dentro de un sistema operativo?. A Tinder solo le falta darnos premios por cada logro alcanzado, ya saben, “has desbloqueado el trofeo Match #50” (aunque Tagged ya lo hace). Las estúpidas apps nos han quitado la empatía. Y no me hagan hablar del ingenio humano. Antes teníamos que idear una manera creativa de empezar una conversación con alguien en la barra, ahora solo ves idiotas mandando dick pics por los chats esperando que alguna persona les siga la corriente, y si no funciona, NEXT!.

Hoy en día todo ha cambiado, vamos a un bar y posiblemente tu date esté metida en Tinder dándole match a su próximo ligue, ¡EN FRENTE TUYO!, o chateando por Whatsapp, o contestandole la historia a alguien en Instagram. Ya no existe respeto al tiempo y al valor de la otra persona. Es más si quisiera yo mismo podría tener sexo esta maldita noche con tan solo un mensaje. Así de mierda se ha vuelto todo.

Muy bien, ahora la gran revelación que has estado esperando toda la noche, ese momento de sabiduría de mi parte donde te diré que hacer para corregir esto. La película se llama “La tecnología ha matado la empatía” SPOILER: no podemos cambiar eso, #nosjodimos. ¿Te lo esperabas?.

La tecnología solo avanza, nos facilita la vida, nos envuelve en un mar de comodidad, y eso no esta mal, realmente Tinder no es tan malo, existen historias reales de persona que se conocieron por medio de una app y ahora están casados y con hijos. Eso sucede. También funciona si quieres una noche de acción y ya, sin compromiso, sin enredos y sin complicaciones (y sí, el sexo es tan fácil de conseguir hoy en día, y deberíamos estar agradecidos por ello).

Lo importante es usarlas con responsabilidad, no volverlas tu mundo, no volveras tu única manera para conocer personas. Ve a fiestas con tus amigos, hazte amigo de sus amigos, conoce personas en vivo y no mediante una app, deja el maldito miedo de lado, se parte de un grupo, haz un reencuentro con tu parte humana y nunca dejes de mirar a tu alrededor, puede que algún día tengas un cruce de miradas a la antigua con alguien. Todo es posible. Sé más que un dedo dando like en redes sociales.

Escucha el playlist del mes [AQUÍ] – Más acerca de citas [AQUÍ]

Technology

PUBLICACIONES RELACIONADAS

1 comment

Mónica B. febrero 29, 2020 - 12:17 pm

Tan cierto, tan triste. La sociedad cada vez lo es menos. Ya no somos una sociedad, sino un poco de individuos “manipulando” todo (o tal vez siendo manipulados) por un aparato tecnológico y las redes sociales. Gran post!!

Reply

Leave a Comment